Cuando la has cagado, sabes que no puedes hacer nada, y simplemente lo aceptas:

 

El clásico Fail-Win.